TODO CAMBIA

 

En estas últimas semanas, tengo la sensación que cambia un ciclo en mi vida. No sé si para mejor, o para no tan bueno. No sé si lindo, o si nostálgico. 
Vegas, cielo, cerros. 
Pero creo que todo cambia. 
Y en este cambio, os quiero recordar a todos y a todas. A los de siempre, a los encontrados. A los no esperados. A los de cerca, a los de lejos, a los de enfrente. A los del arriba y a los de abajo. 
Fuertes, cautos, vivos. 
A los que trajeron la sorpresa, la vanguardia, el cariño, el compromiso. A los que no vacilaron.
Andenes, aire, hierros. 
A los que pintaron paredes con franqueza, con trazos de calor. A los que no se apagan, porque añoran, porque lloran, porque tienen dudas, porque a veces son infelices y están a la deriva. 
A los que ya, formáis parte de mi historia. 
También quiero recodar, a los que llevan pruebas de vida, selladas en su frente. 
Puentes, aceros, bronces. 
A los liberados, a los cautivos. A los silenciados, a los inocentes. 
A los que deshilachan su día a día, con fuerte tragos de vino y ron. 
A los que han dejado su huella en mí, sin un reproche. 
A los que sufren.
A los fracasados y a los triunfantes. Porque toda siembra llega, y toda se recoge. 
A los que se han quedado a solas con la noche, con la luna en un llavero y con candelabros de luz de fuego. 
Un abrazo a todos. 

 

PD: Ayuda a la reflexión leer el texto con el audio de Todo Cambia de Mercedes Sosa.