El Carrusel Fotográfico.

 

Destello seductor, donde el público puede ser enganchado, cuativado, mas allá de un momento, de un flash, de una instantanea. Proceso que crea una conexión sentimental con la gente (contigo). Creación de un anhelo, de una interacción mucho mas profunda, la nostalgia. Delicada pero potente. 

Nostalgia. En griego, dolor de las viejas heridas. Puntada en el corazón. Quebranto ardiente, mucho mas fuerte que los recuerdos.

 

El carrusel. Máquina del tiempo, que puede ir hacia adelante, hacia atrás, hacia arriba, hacia abajo. Ampliándose, reduciéndose. Llevándonos a lugares donde nos duele volver. Pudiendo viajar como a los niños les gusta viajar. Dando vueltas y vueltas. Para volver a casa de nuevo. Al lugar donde sabemos que nos quieren, que nos amán. 

 

Aquí va mi carrusel de vida. 

 

Mi madre a la izquierda y mí Tía Marú a la derecha de oscuro. Ambas posan en los pupitres de la escuela de la vieja España, la oscura, la de blanco y negro. La que las dejo huerfanas de padre demasiado pronto, con demasiada premura. Cuanto echar de menos, en una larga vida. Cuanto larga la vida para echar tanto de menos. 

 

 

Mis padres, Juan y Teresa, en una boda de las de antes, con platos de cristal transparentes y botellín con aceitunas. Dicen que fisicamente me parezco más a Madre, no lo se. Dicen que de carácter me parezco más a Padre, no pondría la mano en el fuego. Siento que soy una mezclanza de ámbos. Un ser híbrido en una sociedad líquida y compleja, que ellos ya no atisban a interpretar. 

 

En los brazos de mí prima hermana y madrina, Mª Luisa. Junto con las dos abuelas de la criatura, las dos Encarnas. La instantanea es en el patio de casa, en la que he vivido hasta que me casé. Y en la que espero recorrer los últimos pasos de mi vida.Mª Luisa sigue siendo una persona muy importante en la construcción de mis proyectos vitales, ejerce de madrina a la perfección. A las abuelas las conoci poco, casi nada a la Encarna por parte de Madre. Murío cuando yo tenia dieciocho meses. No tengo de ella ni un recuerdo vivo. Ni una línea de memoria. De la otra abuela si pude disfrutar. La recuerdo siempre de negro, guardando el luto y con el pelo blanquecino, sentada en el sillón de su casa. Jugando a la baraja, contando historias de vida.   

 

 

Aquí me teneís de pequeño. Todavía sin andar en pie apuntalado tranquilo y paciente, como dicen que soy,  en ese oso que todavia anda por casa. Tiene mi misma edad, intento mantenerlo al margen del tiempo. Pero como a todos, también le pasa factura. No tengo muchas más fotos de pequeño, así que ésta la guardo con cierto cariño. 

 

Con la Tía Maruja, y mis primos hermanos por parte de madre. Creo que esta foto es de la cumunión de dos de ellos, Guillermo y Carlos. La Tía nos cuido como si fueramos sus verdaderos hijos e hija. En especial a mí, pero también a ellos.

 Fue una gran madre de la que siempre aprendi y con la que siempre estaré en deuda. Solo puedo tener palabras de recuerdo y agradecimiento cuando hablo de ella. Y unas lágrimas, porque siempre impactará su ternura en mis sentidos y emociones.   

 

 

 

 

Mi prima Maria y yo, subidos en un caballo, en una feria de verano en alguno de los pueblos del este de Madrid.

Era constumbre nuestra pasar la estación estival, hasta la feria del pueblo y después de las clases, en el chalet que mis tíos tenian en Villaviciosa de Odón. 

Allí aprendí a nadar y me apasione por los deportes. 

No olvidare jamás aquellos días de juegos y de baños, de compras colectivas, de comidas en reunión y de orden mañanero.  

 

La Tia Marú tenia ganas de tener una foto de sus 6 sobrinos juntos.Y aunque tardo la instantanea,se consiguio.Es la única.Nunca mas se volvio a repetir.Nunca más se podrá repetir.La carretera sego la vida de uno de mis primos, del mayor. Siempre he sentido que perdí la oportunidad de aprender junto a él. La tía decía que era grande, a la par de los 2m que medía,y que en ciertos rasgos de carácter me parezco a él.Cuantas batallas no dadas,cuantos guerrilleros perdidos.  

 

 

La fotgrafia creo recordar que es del primer carnaval en el que nuestros padres y madres (los mios y los de mis amigos), nos dejarón salir hasta altas horas de la noche, para ir a una fiesta de los años 60. Yo visto traje claro y tengo una guitarra entre las manos. Cuando fuimos los mejores, porque nos dejarón serlo. Dias de vino y risas. De fiestas, de conversaciones prendidas.  

Foto de grupo en el Instituto Alonso Quijano de Pedro Muñoz, donde curse el Bachiller. Con casí todos mantengo una buena relación. Con muchos una excelente amistad que se nutre con los años.

 

 

De romería con los amigos, en el paraje de San Miguel. Años de fiestas, de carne y de vino. De puños al alza y señales de vida. Cuanto dolor ahogado y cuanta alegría. Que rapido pasa la vida. 

 

En la comunión de mi prima Mª Jose, con su hermana Ana Cristina. Las hijas de mi madrina Mª Luisa. Ana Cristina es una mujer hecha y derecha, autónoma e independiemte, que trabaja en el ámbito de la comunicación digital. Y Maria Jose es la Hoya de la Corona. Tiene un encanto especial, quizas por eso de tener capacidades diferentes. Nos da lecciones de vida a diario. Afrontando el día a día siempre con una sonrisa y disfrutando del tiempo, como yo nunca lograré conseguir. 

Es una mujer de inteligencias multiples, con una inteligencia emocional que supera cualquier obstaculo. Una maestra y una campeona en toda regla. 

 

Mi primera graduación universitaria, en la Universidad de mi tierra. Diplomado en Gestión y Administración Pública.  No es que salga muy favorecido, pero por aquellos tiempos, tener el cinturon apretado te dejaba con esa cara. Fue un tiempo en el que desarrolle mi capacidad de trabajo al máximo, la tenacidad y la disciplina. Lo que luego me ayudo a transitar por mares un poco más densos. 

 

 

En mi segunda graduación, en la Universidad Complutense. Licenciado en Ciencias Políticas y Master en Investigación, Gestión y Desarrollo Local.

Despues han venido más, pero de esas ya no tengo foto. Aqui me perdí por los senderos de la solidaridad y del compromiso internacionalista de izquierdas, con los de aquí y con los de otras tierras.   

Hice mía la bandera whipala y otras tantas enseñanzas de la America Latina. 

Deconstrui y construi mi relato de vida intelectual. Forjando las estrututuras y la conciencia de lo que hoy soy. Y creo seguire siendo. 

 

Mi mujer y sus hermanas el día de nuestra boda. Elegir compañera de viaje no es facil, pero Rosa me facilito las cosas. Me dá el equilibrio que necesito, para no desorientarme en las luchas constantes que emprendo. Me fija el  marco de los proyectos de vida que abrazo, y esta ahi en todo momento para poner su hombro cuando lloro o cuando necesito fuerzas. Que más decir, que haber decidido compartir mi vida con ella.  

 

Instantanea en El Chapare, Bolivia. La tierra de Evo Morales. Conversando en un campo de hoja de coca, con uno de los indigenas cocaleros que estabán cambiando el cultivo de esa planta, por palmito, gracias a un proyecto productivo de cooperación internacional al desarrollo, financiado con el compromiso de un pueblo con la solidaridad (el castellano-manchego). Aunque pese y el agua vieja no mueva molinos.  

 

En Santa Cruz, Bolivia. En un curso de cooperación al desarrollo en terreno. Tarea a la que he dedicado una parte importante de mi trayectoria profesional y de la que he aprendido mas de lo dado. En el campo donde he encontrado a los no buscados, a los compañeros y compañeras de utopia. 

Que decir de ellos... profesionales y amigos en todo momento. Hermanos de causa y de efecto. Gentes a las que les tengo mucho cariño. 

 

Tambien en Santa Cruz, con los compañeros de la ONGD Cooperadores Amigonianos de Hellín. En una feria de vinos de la zona. Conociendo a pie de tierra las enormes desigualdades que hay en todo el planeta, entre personas que tienen y seres que no son casi ni seres, pero que no pierden su gran dignidad humana. Eso sí, fuera del Santo Mercado.  

 

Con mis amigos y amigas, los de siempre. Dando la bienvenida a un nuevo año, creo que 2010. Entre bromas y carcajadas, por donde de pronto aparecen profundas reflexiones, aunque parezca mentira.

¿Que haría sin ellos?. Quizas deambular por el frio camino de la vida. Con un aliento menos caliente, más gélido. Aunque también con resacas menos duras.  

 

En Toledo, con los exiliados, compañeros y compañeras de cenas y debates políticos. Porque como decia Tip y Coll siempre toca hablar del gobierno. 

Amigos y amigas de paseos nocturnos por la ciudad imperial, intentando bajar calorias. 

En Guadalajara,manifestandome con buena gente contra el cementerio nuclear de Villar de Cañas. En una de mis pasiones, el activismo político, porque nunca he encontrado el tiempo de las ambigüedades controladas. Y de cuando en vez no puedo reprimir mí vena abierta más guerrillera. En la foto estoy con tres buenos amigos, Jesus Verdugo, Ivan y Rafa. Y con una amiga muy especial, Mª Paz. Una compañera encontrada por uno de esos senderos andados, con la que fluye la sintonía. Una grandisima persona y una diseccionadora magnifica de la realidad que nos toca vivir.

 

 

Como buen Pedroteño, no podía faltar una foto en la Noche de Ronda, en los Mayos, fiesta por antonomasia de mi pueblo. Con un amigo que me susurra al oido. Al que más vale no llevarle la contraría. 

 

 

 

Fotografía en el salón de casa. Con mis padres y mi mujer, celebrando un cumpleaños. Soplando las velas de una vida que pierde el recuerdo, y que ya no disfruta los días.  

 

Paseando con mis padres por el puente del rio Zancara en el Paraje de San Miguel, en Pedro Muñoz. Fuerte el simbolismo que esconde la imagén. Dura la vida, verde la esperanza. Roja la lucha...