Volver... Que 20 años no es nada...

Pocos conocen de mi afición a los tangos (aunque solo a escucharlos..., que de bailar nada).

 

Y pensando en como volver a las redes, me encontré con Gardel la semana pasada, y con una instantánea que no sucedía desde hacía 20 años... que no es nada.

 

Que mejor manera de marcar un retorno, que partiendo de las luces del pasado. Con quienes maduré mi identidad intelectual, aunque luego esta haya andado por muchos senderos nuevos, con otra nueva gente.

 

Ellos fueron mis compañeros de facultad. Esa facultad que ahora está tan de moda, de donde no solo salen "podemitas".

 

Desde entonces nos hemos visto mucho, pero nunca juntos. Hemos compartido espacios y tiempos, pero de manera separada. Momentos de dos, tres e inclusive cuatro compañías, pero no de la compañía completa...

 

De aquellos años, dicen que mantengo, la siempre insatisfecha ansia de interpretar la realidad que me rodea con una mirada crítica, y la constancia en las luchas que emprendo. Pero como no..., si tuve a los mejores a mi lado... Viajeros del andar y la ilusión. 

 

Cuantas horas de biblioteca y pasillos andados en busca de libros extraños. De pasar hojas y hojas en busca de datos, que hoy están al alcance de un click. Cuantos minutos de charlas y reflexiones al calor de un vino o un pacharán. Y cuantos segundos de moqueta. Eso si, sin fumar nada, aunque siempre respirando ese aire que olía a libertad, fraternidad e igualdad. Aquellas asambleas y reuniones interminables, la calle...

 

Me inicie con ellos en la lucha política y ciudadana, con mayúsculas. Antes incluso que en mi militancia partidista. Alguna ministra de educación, rubia, de la derecha... dicen las malas lenguas que aún hoy escucha el rechinar de aquellas verjas y ve sombras y barbas... aunque 20 años sean muchos.

 

Dichosos aquellos días, aquellos soplos de vida...

 

PD: retomaré desde este blog más personal, reflexiones de todo tipo porque me siento de nuevo libre, como hacía tiempo que no lo sentía...  

   

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Jose Alberro Crespo (miércoles, 08 febrero 2017 06:55)

    VENCIDOS Por la manchega llanura se vuelve a ver la figura de Don Quijote pasar. Y ahora ociosa y abollada va en el rucio la armadura, y va ocioso el caballero, sin peto y sin espaldar, va cargado de amargura, que allá encontró sepultura su amoroso batallar. Va cargado de amargura, que allá «quedó su ventura» en la playa de Barcino, frente al mar. Por la manchega llanura se vuelve a ver la figura de Don Quijote pasar. Va cargado de amargura, va, vencido, el caballero de retorno a su lugar. ¡Cuántas veces, Don Quijote, por esa misma llanura, en horas de desaliento así te miro pasar! ¡Y cuántas veces te grito: Hazme un sitio en tu montura y llévame a tu lugar; hazme un sitio en tu montura, caballero derrotado, hazme un sitio en tu montura que yo también voy cargado de amargura y no puedo batallar! Ponme a la grupa contigo, caballero del honor, ponme a la grupa contigo, y llévame a ser contigo pastor. Por la manchega llanura se vuelve a ver la figura de Don Quijote pasar