Madina. Citius, altius, fortius.

Dije que me pondría en medio de la lluvia, en esto de la primarias del PSOE, y que explicaría los motivos por los que apoyo abiertamente a Eduardo Madina. Para mí ya no son tiempos de medias tintas, sino de vaciar los tinteros. Desaprendi a nadar y a guardar la ropa. Perdí los miedos a represalias una vez vuelto del exilio. Y quiero ser atleta de fondo en el momento historíco que me ha tocado vivir. No me gusta ser indiferente, ni tener ambigüedad controlada. 

 

Citius, más rápido; 

 

Eduardo es más rápido que cualquier otro de los candidatos a la secretaría general del partido. Más rapido a la hora de construir y deconstruir discursos, relatos, de ver la realidad compleja, liquida, en la que estamos navegando. De respirar el momento. Y al ser más rapido es más eficaz. En estos tiempos vertiginosos, tener esa capacidad es brutalmente diferenciador.Fue el primero en pedir que la elección a secretario general del partido socialista se realizara sobre la idea, "un militante, un voto", una vez que Rubalcaba decidio inextremis convocar un congreso extraordinario, tras los resultados de las elecciones europeas. Descolocados todos, con los consensos rotos, no cabe ni un milimetro de tiempo, para no crear nuevos procesos, para taladrar con las palabras. Y Eduardo taladró y los creo.

Es más rápido porque conoce y sabe del poder de lo simbólico. Vector clave para agilizar el desmontaje y montaje del entramado que edifica nuestra sociedad. Me gano más, utilizando la figura de Ramón Rubial y las palabras mágicas "sock de modernidad". Nadie se ha atrevido a usarlas. Y si alguien las tenía en la cabeza, fue más lento. Frente al capitalismo del desastre, no caben iniciativas  de bendaje.Frente a los bandidos, solo cabe un compromiso blindado.        

 

Altius, más alto; 

Madina es más alto que cualquier otro de los candidatos a la secretaría general del partido. Más alto en miras y en visión. Hacia dentro y hacia fuera. Ofrece un funcionamiento de modelo de partido basado en la participación de los militantes en la toma de decisiones. Y cuando la militancia se tome parte, el proyecto subirá un escalon de precisión. Y de abajo arriba, se transforma mejor.

En estas primarias abiertas, también como siempre hizo en la cancha, juega limpio.  

Para el país planea la necesidad de una reforma constitucional, que apuntale el nuevo marco de acción para conseguir una nación plural y diversa. Federal. Que produzca, cree empleo, redistribuya las rentas y grantice la cohesión y la justicia social. Con derechos y libertades garantizados. Sin corrupción. No cediendo a la voluntad de los poderosos que no juegan a esto de la democracia.

 

 

Fortius, más fuerte; 

Eduardo es más fuerte que cualquier otro de los candidatos a la secretaría general del partido. Más fuerte en experiencia vivencial.

Se le achaca falta de práctica en eso de la gestión de lo público. Como si sus episodios vitales no le hibieran dado la suficiente pericia para gestionar lo que es de todos. Madina no necesita ISO de certificación. Ya esta certificado con calidad en el compromiso socialista en tierra hostil. Además yo siempre he sentido debilidad por los compañeros y compañeras vascos.

Eduardo es mas fuerte, porque se parece más a nosotros. De hecho es nosotros. Eso le da fortaleza. 38 años. Afiliado en la Juventudes Socialistas desde los 17, luego militante del partido en la agrupación de Bilbao. Licenciado en Historia. Despues diputado. De ascendencia socialista. Universitario. Amante de la musica y del deporte. Jugo al Voleibol hasta que ETA se cruzo en su camino. Y aunque se le adjetive como poco abierto en el trato corto, no lo creo. Puedes tomar un café con él tranquilamente. Y esa es otra. Yo no acostumbro a votar y ha acompañar, a quien nunca me ha dado la opotunidad de intercambiar con el  pareceres. 

 

 

 

  

  

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Neme (lunes, 23 junio 2014 09:14)

    Soy socialista de convicción. Eso quier e decir que amo esas ideas.Pero hace algun tiempo que me pasa como con la fe,creo en el socialismo pero no en las personas que últimamente lo defienden y proclaman.Necesito seguir creyendo el mis ideas y espero que Madina me devuelva la fe perdida.Es el unico en el que puedo depositar mi confianza. Y espero que le dejen hacer lo que tantos estamos esperando.